La libertad
Angela Volpini
(sigue de la página "Libros y Dvd")
Las blancas piedras de Pulgarcito
Ed. Marna

Para ejercitar la libertad, que constituye la radicalidad humana, el hombre debe tener dos condiciones: la creatividad y la necesidad. La creatividad les pertenece, como la libertad. La necesidad, en cambio, pertenece a la naturaleza. Sin la necesidad el hombre no podría ejercitar su libertad mediante la creatividad.


La libertad no puede ser delegada en ninguno y se debe ejercitar continuamente para que sea visible nuestra identidad.


La verdad nos hace libres. Es verdadero, pero también se puede decir lo contrario: la  libertad nos hace verdaderos. Verdaderos en el bien, verdaderos en el mal. Si luego la elección es de amor, entonces ya no somos solamente hombres verdaderos, sino también divinos, porque la elección del amor nos pone en comunicación con Dios,  con la misma elección de amor que nos ha originado.


La libertad bajo cualquier forma es lo que el poder más teme, para él representa un peligro constante. El poder, para defenderse, actúa de modo que no haya toma de conciencia


Para Dios la libertad es el significado de su amor por nosotros, para nosotros es el sentido de nuestro hacernos.


La libertad del hombre es verdaderamente la medida del inconmensurable amor de Dios. Con la libertad Dios se entrega al hombre a si mismo y el hombre no puede ya pedir nada a nadie
La libertad es nuestro espacio para ser o no ser, eligiendo ser como queremos, se cumple, se construye, se disfruta la libertad.


La experiencia de libertad no se puede interrumpir sino con la muerte. Para el poder, lo importante es que la toma de conciencia no lleve al hombre, al pueblo a comportarse libremente. La libertad se hace, así, un bien que sólo puede conceder el poder.
Aquí debajo algunas de las obras realizadas por Donatella Muffato que representan los temas tratados en el libro.
Precio:  8 E
Comparte
Comenta
Copyright © 2019 - Nova Cana